standard-title Casos Gracias a ellos... volvemos a sonreír

Casos

Gracias a ellos... volvemos a sonreír

“Estoy muy contenta con el trabajo realizado”

before01Que difícil es encontrar buenos dentistas en Puerto Vallarta; antes de asistir a la oficina de JustSmiles visité a otros dentistas que se anuncian, con sala de espera muy bonita, pero yo buscaba al mejor que pudiera resolver mi problema de estética en mi boca, ya que soy una muchacha joven y quiero lo mejor para mi sonrisa.

Me ofrecían que me pusiera 6 fundas a un precio exageradamente alto, alguien me recomendó a JustSmiles y me tocó la suerte de encontrarme con él Doctor Martín Guillén y su equipo de trabajo.

Su oficina es bonita, el trato de la recepcionista es muy amable, así como también su asistente.

Sus precios fueron bastante razonables; no sólo corrigió mi sonrisa, sino que también me explicó y mostró claramente, señalando mis dientes en modelos de yeso, con cera, como quedarían mis dientes, y que con sólo 2 fundas sería suficiente para mejorar mi sonrisa.

JustSmiles es un equipo verdaderamente profesional; he recomendado a muchos de mis amigos y todos han quedado satisfechos.

Gracias JustSmiles
Briana Copela

Enero 14, 2008

Estimados Señores y Señoras;

before02El Doctor Martín es un internacionalmente respetado especialista en implantes y cirujano oral, él tiene una forma de abordar el trabajo de forma simple y amigable, ha ayudado a miles de pacientes a través de los últimos 20 años a encarar sus problemas dentales con confianza y hasta entusiasmo. Conocí al Doctor Martín en Puerto Vallarta, México. Fué un sábado en la tarde, cuando la oficina está, por lo general, cerrada. El destino decidió que ese día, él estuviera en el área de recepción, hablamos por un buen rato acerca de mis problemas dentales, que eran muy complejos.

Necesitaba que mi boca entera fuera reestructurada debido a la pérdida de hueso en las encías, el costo era absolutamente prohibitivo en los Estados Unidos y por la severidad del problema, prácticamente perdería todos mis dientes.

Estaba claramente decidida cuando le pregunté al dueño de un hotel en Puerto Vallarta, así como a un comerciante en arte por una recomendación; ambos me refirieron al buen Doctor Martín como único en su género. El Doctor Martín desarrolló un plan fácil de implementar, que se extendería a lo largo de nueve meses. Me convenía perfectamente porque soy una profesora de universidad que tiene un receso en el verano, asimismo como seis semanas de vacaciones y un descanso al fin de cada semestre.

Estoy segura que fue la Divina Providencia la que me ayudó a poder programar los tres períodos prolongados en que debería estar en México para mi tratamiento, durante Mayo, Agosto y Diciembre. También encontré el pintoresco y encantador hotel El Pescador, con precios muy razonables.

Había estado muy insatisfecha sobre el cuidado dental de hoy en día en los Estados Unidos, y la industria que concede préstamos para estos fines, se hayan disparado más allá de lo razonable. Si tuviera que hacerme este trabajo en Estados Unidos hubiera puesto una gran presión en mi estabilidad económica y ciertamente hubiera creado una insoportable situación financiera en la economía actual. Me atrevería a decir que dentistas y médicos rehusaron prestarme sus servicios en el pasado.

Los costos que se me sugerían oscilaban entre cincuenta a noventa mil dólares. Cincuenta mil era sólo para corregir mi mordida y colocarme retenes. Por lo menos media docena de doctores me dijeron que yo ya estaba más allá del punto en que debía colocarme retenes. Mis dientes estaban tan flojos que a veces pensaba que con sólo usar el hilo dental los desprendería.

Otro plan que se me sugería era sacarme todos los dientes y usar dentaduras removibles. Traté esta opción. Me hice algunas extracciones y usé dentadura parcial por cerca de un año con resultados horribles.

Soy una maestra vocal, y el arco plástico a través del paladar me hacía imposible articular correctamente las palabras. Estaba tan complacida de haber encontrado al Doctor Martín quien me aseguró que él podría mejorar mis asuntos dentales. El Doctor Martín esperaba ansioso el desafío que le planteaba, corregir mis problemas. Me aseguró que tendría una hermosa nueva sonrisa al final del año, pero de igual valor fué el hecho de ser muy considerado con mis limitaciones de presupuesto. Soy una profesora y tengo un hijo terminando la universidad. Quiso ofrecerme un precio que estuviera dentro de mis limitaciones, y para mi sorpresa realmente me planteó todo lo ofrecido. El quería ofrecerme un precio en el que yo estuviera cómoda en pagar. Es realmente asombroso como el cruzar la barrera invisible llamada frontera es como entrar en otra galaxia.

Poco después de mi primer visita a Puerto Vallarta, el Doctor Martín recibió una invitación personal a un Congreso Internacional de Implantología, que se llevaba a cabo en Chicago. Este evento demostró el respeto que se ha ganado en el mundo de la Odontología profesional. En un momento dado había investigado el proceso Zirconia, que es usado mayormente en Europa y una elite muy reducida en Estados Unidos.

En la semana siguiente el Doctor Martín había inspeccionado el asunto y ordenado el equipo necesario para proporcionarme el nuevo proceso, yo estaba sumamente complacida.
Durante los meses que esperé para que cicatrizarán los implantes, mis dientes temporarios eran tan hermosos que la gente se detenía en la calle para admirar mi sonrisa. A decir verdad, un dentista pensó que esos eran mis dientes terminados.

Confío mucho en el Doctor Martín, y varios de mis amigos están tan favorablemente impactados por la calidad de su trabajo que están planeando venir a Puerto Vallarta para realizar sus trabajos dentales. Ahora, siendo el final del año, hoy tengo la última prueba de mis nuevos dientes de Zirconia. Tuve once nuevos implantes e injertos óseos donde fué necesario, y no quiero olvidar el necesario tratamiento de conducto llevado a cabo por su colega, el Doctor Oscar. El fué otro ángel de bondad en la industria dental. Me pregunto como habrá hecho el Doctor Martín para encontrar profesionales de esta calidad. No quiero dejar de mencionar a su encantadora esposa, cuya amabilidad es inimitable. Ella fué a buscarme al aeropuerto en dos de mis viajes a Vallarta. El personal de JustSmiles es una maravillosa familia de amorosos profesionales. Ellos son gente estupenda con el agregado de saber ambientar a los pacientes a un estado total de confianza, calma y relajación. Yo admiro enormemente a la familia de profesionales de JustSmiles.

El Doctor Martín es un profesional ideal, perteneciente a la vieja escuela donde se favorecía primeramente, al humanitarismo puro, y un médico excepcional. Me siento honrada de escribir este testimonio del viaje que me lleva de vuelta a una buena salud dental.

Sinceramente,
Profesora Catherine Slade

before03

Estimados Doctores Calderón y García:

No puedo expresar con palabras la alegría que siento al ver la boca nueva de Cory.  Ustedes son como enviados de Dios! Han acabado con 23 años de sufrimiento de mi hijo.
Sus dientes son una obra de arte, Dios los bendiga!
Señora Julie Ann Gunst

Mi esposo Roberto llegó bien a casa y juntos miramos las radiografías, fotos, impresiones que usted nos manda a menudo.

Qué trabajo hermoso han hecho ustedes!
La transformación es impresionante!
Usted estará en nuestros corazones por siempre.
Hasta luego, hasta la vista!

La mamá agradecida de Cory,
Julie Ann Gunst

before04Soy de la ciudad de Nueva York y he tenido excelentes trabajos dentales a través de los años. Tengo una boca muy pequeña, con un extremo reflejo nauseoso, lo cuál hace muy difícil, para los dentistas y para mí, llevar a cabo el trabajo dental. Tanto ellos como yo tenemos que sobrellevar un proceso de angustia para completar rayos X, moldes, exámenes, etc.

Debido a que tengo amigos viviendo en Puerto Vallarta durante 6 meses al año, y me lo recomendaron, decidí consultarlo cuando fui de visita por 1 semana.

Se me había dicho en Nueva York, por mis dentistas habituales, que necesitaría fundas en mis cuatro dientes frontales, pero los costos, sin tener seguro dental, eran exorbitantes.

Dada la situación económica decidí ver a este dentista, para ver que pudiera hacer él.

A mi arribo descubrí que el Doctor Martín era alguien que claramente me explicó que pudiera hacer y en que lapso de tiempo, coincidiendo con mi tiempo de estadía en Puerto Vallarta. Cuando me examinó no sentí la usual sensación de incomodidad, sino que me sentí muy cómodo. Las manos del Doctor Martín son ligeras, seguras y casi pasan desapercibidas.

Me tomó el molde el primer día, explicándome los costos y el proceso a seguir. Cuando regresé el segundo día, él y su asistente, estuvieron trabajando en mi boca por 2 horas. En un momento dado había dos pares de manos en mi boca, un instrumento de aspiración, una luz y tres piezas de algodón, ninguna de ellas causando el menor problema a los que estaba acostumbrado.

Así, después de sólo una semana, tuve mis cuatro fundas frontales que lucían como si fueran mis dientes verdaderos.

El costo fue sólo el 40% del presupuesto en Nueva York, el precio y trabajo de “él dentista” fueron excelentes y sin las dificultades que normalmente tengo. Planeo hacer todos mis trabajos dentales en Vallarta, durante mis próximas visitas.

Cristina E.

CARTA AL EDITOR

Estimado Señor:

before05En nuestra pequeña comunidad recordamos, frecuentemente, que hay un precio a pagar para vivir en el paraíso, es verdad que podemos ser bastante tolerantes en muchas cosas, pero en lo que a salud y bienestar se refiere, generalmente tratamos de encontrar profesionales honrados y fiables para confiarles nuestras necesidades médicas.

Para hacer una extensa historia corta hace 3 años un amigo de confianza me recomendó un dentista local para aliviar mi simple dolor de muela. En la primera visita se determinó que iba a necesitar más trabajo del por mí anticipado, si yo quería seguir manteniendo mi boca sin problemas de masticación, al tiempo que mantendría una agradable sonrisa en años venideros.

Más tarde se descubrió que se necesitaría algún tratamiento de conducto. Déjeme decirle que no era esto lo que yo tenía en mente cuando casualmente tropecé con la oficina de este dentista por un simple dolor de muela. Pero, siendo éstas las cosas que suceden en esta ciudad, más el hecho que mi amigo se sentía muy conforme con el trabajo dental que este dentista le había realizado, experimenté confianza y di la luz verde para proseguir con el tratamiento.

Después que me arreglaran una caries, dos puentes y un tratamiento de conducto pensaba que alguien se estaría riendo a mis expensas, sin contar con mi contribución financiera al fondo de jubilación de este dentista.

Para ese entonces mi amigo comenzaba a dudar del trabajo realizado en su boca. El puente que le habían colocado no tenía estabilidad y se desprendía; tuvo que volver a hacerse todo el trabajo nuevamente. Esta vez dijo: “ya no más, me haré el trabajo en el norte, sin importarme el costo”. Como suele suceder, yo comencé a tener problemas también. Tenía nuevamente dolores recurrentes donde se me había hecho el tratamiento de conducto, lo cuál no era un buen signo…mis puentes también comenzaron a desprenderse y el simple relleno de mi muela también se desprendió. En ese momento mi vida tomó un nuevo rumbo. Desesperado por encontrar alivio a mi dolor volví a mi dentista, quien me recomendó que fuera a ver a un especialista por lo que él mismo admitió, estaba mal hecho.

Fui referido al Doctor Oscar Salcido, especialista en tratamientos de conducto, quien después de examinarme y tomarme radiografías de esta penosa situación, determinó que todo lo que me habían hecho necesitaba ser reconstruido. No puedo escribir los sentimientos que en ese momento acudieron  a mi mente. Por el resto del trabajo de endodoncia que también tenía que ser reconstruido fui enviado, en el mismo edificio, al Doctor Martín Calderón.

Creo que nadie espera con entusiasmo comenzar su día haciéndose un tratamiento de conducto, pero el Doctor Oscar, como yo lo llamo, es un verdadero profesional. Lleva a cabo su especialidad provocando una mínima sensación de molestia, a pesar que ese tipo de tratamiento puede ser llamado de cualquier forma, pero no confortable. Encontrarme con él Doctor Martín, como yo lo llamo, fue también una excelente experiencia. Su examinación fue completa y minuciosa, y su análisis de mi situación dental extremadamente clara. Tendría que rehacer y arreglar todo lo que el primer dentista había estropeado. Oh, qué alegría!…

El Doctor Martín probó ser un extremadamente buen profesional; terminó arreglando todos mis problemas dentales, incluyendo el reemplazo de los puentes estropeados con implantes dentales.

El Doctor Oscar y él Doctor Martín son verdaderos profesionales, acreedores de mi más alta recomendación.

No deseo los dolorosos e incompetentes tratamientos recibidos antes de encontrar a estas personas, ni siquiera a mi peor enemigo. Si usted necesitará tratamiento dental le recomendaría, firmemente, considerar a estos dos caballeros.

Sus oficinas están situadas en Basilio Badillo 311, donde otros especialistas dentales completan el team, y sí. Ellos hablan inglés! Puede llamarlos al 223-0505 ó 223-2990

Steven Richard.

before06Mi nombre es Jonathan y quiero agradecer a JustSmiles el trabajo dental estético y como luce mi nueva sonrisa.

Gracias a JustSmiles mi apariencia ha cambiado; hoy puedo sonreír  seguro de mi mismo, el cambio de antes a después es excepcional, al ver las fotografías de mi sonrisa y el nuevo color de mis dientes veo una total transformación en mi cara y sonrisa.

Sigo recomendando a mis amigos y parientes a que decidan, si quieren arreglar sus dientes y su boca, ir a JustSmiles, donde el personal es profesional y amable.

Gracias.
Jonathan

Para JUSTSMILES

before07El Doctor Martín Guillén C. es un excelente dentista al igual que su equipo de trabajo, es paciente, amable y lo he recomendado con amigos y ellos han terminado muy satisfechos, lo recomiendo ampliamente.

Gracias.
Rocío de la Torre.

before08Soy un hombre de 52 años que ha trabajado profesionalmente como un modelo internacional durante 25 años.

Como mi carrera demanda mucho movimiento alrededor del mundo entero, nunca era posible un tratamiento de 6 meses para implantes, así que sufrí mucha pérdida de hueso en mi boca.

Cuando descubrí el hermoso Puerto Vallarta y me di cuenta, como muchos otros, que mi dinero se aprovecha más en México que en Ciudad de Nueva York, decidí tomar unos meses durante el tiempo de invierno, por primera vez en mi vida, que me dio todo el tiempo para buscar más consejo profesional sobre la situación de mis dientes…

Después de unas visitas a unas oficinas diferentes dentales en PV, finalmente opté por él Doctor Martín y nunca me he arrepentido desde entonces, al contrario!
Escogí al Doctor Martín, no sólo porque él es muy experimentado en su campo (él siempre respondía pacientemente y completamente a todas mis preguntas) pero él es también una persona muy carismática, él se muestra más como un ser humano humilde que como un doctor acertado, él siempre me trataba en una manera muy amistosa, y el mismo modo que él trata todo su personal, serio, pero amable, y yo siempre podría sentir la buena vibra y la armonía en su oficina.

Puedo decir también que después de la primera o segunda cita con el Doctor Martín, usted seguro va a descubrir como él es muy apasionado por su trabajo, siempre que buscando y ofreciéndole la mejor solución (es) de tratamiento y adaptado a lo que su presupuesto puede permitirse. ¡El no trabaja para el dinero primero, él es sólo feliz después de que él le hace feliz!

Para hacer la historia corta, a pesar de la pérdida de hueso de agravamiento en mis mandíbulas y que necesité el tratamiento de calidad más rápido y mejor posible para sustituir 8 de mis dientes, Doctor Martín me devolvió la confianza que comencé a perder durante unos años atrás, en mi risa grande, y lo más importante en mi capacidad de comer todo otra vez … y no exagero si digo que en realidad antes nunca disfruté en mi vida de tales capacidades de masticación, el Doctor Martín fue muy acertado en la corrección de la mordedura que yo tenía…

¡Desde luego, el tratamiento de implantes no es una experiencia alegre en sí mismo, pero con alguien como el Doctor Martín, esto realmente lo merecía pero ello seriamente ha mejorado mi vida! ¡qué alivio sentir dientes otra vez en mi boca como los que eran mis dientes muy originales de mis años 20! Espero que disfrute de los implantes del Doctor Martín hasta mi último día 🙂
¡Muchas gracias Doctor Martín, Dios le bendice, así como  a todos sus queridos amigos que le apoyan en su misión y pasión como un maravilloso dentista en Puerto Vallarta!

roy01        roy03

roy04        roy05

roy10        roy02